TDAH SALAMANCA Blog: ADHD

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad / Attention Deficit Hyperactivity Disorder

  • José Javier González Lajas

    Experto en evaluación y diagnóstico psicoeducativo, intervención psicopedagógica, terapia cognitivo conductual y pedagogía terapéutica especializada en Trastorno por Déficit de atención e hiperactividad [TDAH], dificultades de aprendizaje y problemas de conducta.

  • TDAH Salamanca

  • Artículos publicados

  • Archivos

TDAH: LA HORA DE COMER Y LAS TAREAS DEL HOGAR

Posted by José Javier González Lajas en 26 febrero 2010

La comida y la cena son momentos muy complicados para las familias de niñ@s que tienen TDAH.  Son chic@s que pueden decidir que no tienen hambre, que no les gusta la comida o simplemente que están muy ocupados haciendo otras cosas porque para ellos comer no es una de sus prioridades y pueden esperar. 

Muchos niñ@s con TDAH perciben la comida como una interrupción de sus actividades, como un momento aburrido o como algo que tienen que hacer en muchas ocasiones porque sus padres se lo piden.  

Habitualmente, se ponen a jugar en la mesa, demuestran malos hábitos con los cubiertos y con los platos y tienen muchas dificultades para seguir las reglas.  Por ello, como padres o educadores, deben intentar que el momento de la comida o la cena se convierta en una experiencia positiva y nunca en un momento de discusiones y peleas, con la finalidad de que este sea un  tiempo para que la familia se comunique y pueda estrechar vínculos familiares. 

Todas las razones expuestas hasta ahora son importantes para tratar de evitar confrontaciones durante estos periodos, siendo necesario para ello tener presente siempre que no deben usar la hora de la comida o la cena para poner a prueba la autoridad que tienen sobre los niñ@s con TDAH.  Y, si en alguna ocasión, el niñ@ no quiere comer, no pasa absolutamente nada, ya que es preferible que no coma a forzar cualquier conflicto o pelea.

Teniendo en cuenta todo lo anterior parece necesario ofrecer una serie de sugerencias que pueden facilitar el quehacer diario:

–          La comida debe seguir siempre una rutina preestablecida.  Lo ideal es que  pueda ofrecerse a la misma hora todos los días.  Si el niñ@ se acostumbra a jugar, a ver la televisión, o a escuchar música cerca de la hora de la comida o la cena, los padres o educadores deben marcar un tiempo límite para tales actividades con la finalidad de que  no sean interrumpidas y no interrumpan la hora en que la familia se reúne para comer. 

–          Es importante reconocer los gustos y preferencias que tiene el niñ@ por las comidas.  No se sugiere que siempre se cocine lo que le gusta, pero en la medida de lo posible , deben evitar cocinar lo que definitivamente les disgusta.

–          Promover una conversación positiva durante las comidas suele evitar significativamente el aburrimiento, ya que sentarse a comer para estos niñ@s es aburrido pero si le agregan una buena conversación se reducirán las posibilidades de que esto ocurra.

–          Deben tener presente que la hora de comer, es la hora de comer y no de ver la televisión, de hacer tareas o de hablar por teléfono con los amigos.

–          Es una buena costumbre programar la hora de la comida o la cena como una actividad en familia, en vez de convertirla en una actividad individual.

En segundo lugar, y haciendo referencia a las tareas del hogar, deben tener en cuenta que los “quehaceres” del hogar no son la actividad más divertida para ningún niñ@ en ninguna parte.  Muchos de ellos siempre tratan de evitarlas.  Los niñ@s con TDAH no se diferencian mucho de otros niñ@s que no presentan este trastorno, pero sí que son menos cooperadores

 

En muchas ocasiones, en lugar de tratar de convencer a los padres para no hacer los “quehaceres” simplemente tratan de ignorarlos o se niegan rotundamente a hacerlos.  En este caso,  las mismas técnicas que se utilizan para incrementar la cooperación en los niñ@s pueden ser utilizadas también con niñ@s TDAH, aunque no es fácil distinguir entre ser simplemente poco cooperativo o tener TDAH, ya que normalmente cuando los niñ@s con TDAH dicen que se “olvidaron” de los “quehaceres”, ellos no están mintiendo.

Les es muy difícil mantenerse concentrados en una tarea, ya que realmente se “olvidaron” de hacer lo que se les pidió porque dejaron de prestar atención.   

Es necesario puntualizar que las ideas o sugerencias que se expondrán a continuación sirven para trabajar con niñ@s TDAH y no para aquellos que son básicamente oposicionistas y desafiantes.

–          Cuando se le pide a un niñ@ que haga algo tiene que ser capaz de mantener su atención para entender lo que se le está pidiendo. En cambio, si dejan de prestar atención a lo que se les ha pedido, normalmente se “olvidarán” de hacerlo.  Por ello, deben tener presente en la mayoría de las ocasiones que los niñ@s que padecen TDAH suelen presentar problemas de atención pero no de memoria.

–          En la mayoría de los niñ@s con TDAH, no se encuentran problemas relacionados con la “intención” de hacer lo que se les pide, sino que el problema está relacionado con la atención y concentración que les hace “parecer” como que “no quieren hacer” lo que se les pide.

Como  se trata de un problema de atención,  deben enfocar la intervención en mantener su atención de tal forma que si le van a pedir algo a su niñ@ con TDAH no pueden olvidar las siguientes recomendaciones:

–          Cuando pidan algo deben asegurarse que el niñ@ les está prestando toda su atención.

–          Es imprescindible, “pedir una cosa por vez”.  Deben esperar siempre que la primera tarea esté cumplida para impartir la segunda.  No esperen que el niñ@ tenga en mente lo que se le pidió después de la primera tarea.  Gradualmente, sería interesante para fortalecer esta capacidad, incrementar la complejidad de los pedidos que hagan.

–          Una vez que le hayan pedido que “haga algo”, traten de verificar que en realidad lo está haciendo.  Pregúntele cada 5 minutos, pero sin atosigar e indirectamente si está haciendo lo que se le pidió.

–          Traten de establecer una rutina para los quehaceres en el hogar, de manera que el niñ@ sepa cuáles son y conozca significativamente la secuencia para realizarlos.

–          Usar recompensas cada vez que el niñ@ haga lo que se le pidió, es un buen refuerzo positivo.  Si el ofrecer recompensas y recordarle consistentemente los quehaceres no les resulta, díganle que su conducta no está siendo aceptable y que traerá consigo una consecuencia negativa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: